Loading...

Hoy Entregué Mi Día En Las Manos De Dios Y Sé Que Será Un Gran Día

Cada día que amanece es una oportunidad que Dios te da para empezar de nuevo. La vida, tu vida, es como esa semilla que va creciendo sin que apenas lo percibas. Aprovecha este día como si fuera el único que vas a vivir. Mira la vida con ojos nuevos, ve el lado bueno de las cosas, disfruta de la amistad, de la compañía de aquellos a quienes amas y sé feliz. Al final del día, coloca todo en manos de Dios con la confianza que da el saber que te ama inmensamente así como eres.


Anuncio



Dios, Bendice a las personas que leen esto, cúbrelas con tu mando celestial y libéralas de todo peligro, bríndales salud y que nunca les falte pan en su mesa. Amén.


Señor, hoy te entrego todo mi dolor y aquello que me ha lastimado. Dame fortaleza, pas y sana mi corazón. Cúbreme con el poder de tu amor.



Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? Dios cuida de nosotros.


- Es una Bendición saber que puedo contar contigo. Dios Bendiga tu familia, tu vida y nuestra bonita amistad.

- Que Dios te Bendiga y te proteja; que Dios sea bueno contigo. Que Dios te mire siempe con amor y te haga vivir en paz. 
- Dios te Bendiga y te llene de todo lo hermoso que él tiene: Amor, Gozo, Paz, Humildad, Amabilidad, Paciencia y Dominio propio.
- Muchos comienzan el día trabajando, tomando café o viendo notivias. Yo quiero comenzar mi día pidiéndole a Dios que te regale un hermoso día, un lindo atardecer y una maravillosa noche.









Loading...