Esa paz que yo siento en mi alma no es porque todo me va bien.

Esa paz que yo siento en mi alma no es porque todo me va bien. Esa paz que yo siento en mi alma es porque yo sigo a aquél que es fiel.

Dios no buscará en nosotros ni medallas, ni diplomas o títulos, sino cicatrices.


Anuncio


Romanos 5:8,10 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”, 10 “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

Una cosa es morir por un amigo o un pariente de sangre, y otra muy diferente morir por un enemigo (Romanos 5:10) y morir por alguien que no solo era su enemigo, sino morir por alguien que fue muy malo (Romanos 5:8) es demasiado increíble y debo reflexionar. Tal es la asombrosa descripción del amor de Dios por nosotros. El amor no es un sentimiento tanto como lo que haces. Amor es un verbo; es activo y este gran amor fue exhibido en la cruz porque “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira”.(Romanos 5:9), pero morir por un enemigo y por una mala persona es demasiado difícil para mi comprenderlo como ser humano.





Loading...