El tiempo no cura las heridas, las heridas las cura Dios.

El tiempo no cura las heridas, las heridas las cura Dios.

Dios se encuentra en todo, también en el dolor; en el dolor, sobre todo.


Anuncio



“Podemos encontrar a Dios en todas partes. Recuerda que no solo es omnipotente sino también omnipresente. Sólo tienes que estar en paz contigo mismo y lo verás justo delante de ti. Él nos acompaña siempre, gracias a Él es que nos pasan todas las cosas que nos suceden en el día a día. Si nos acontecen cosas buenas, son porque lo quiso así. Y si nos acontecen cosas malas es porque Dios quiere enseñarnos algo con esa experiencia. Confía en Él, te ama con todo su infinito corazón”.





Loading...