Cuando te canses de correr, trota. Si te agotas, camina. Si te caes, levántate, pero nunca te detengas; porque Dios está contigo en cada paso que das.

Cuando te canses de correr, trota. Si te agotas, camina. Si te caes, levántate, pero nunca te detengas; porque Dios está contigo en cada paso que das.

Los que deseen vivir, busquen a Dios, que es la vida eterna.



“Tus planes por más simples o complicados que sean debes ponerlos en manos de Dios, porque está escrito que no debemos alejarnos de su presencia y dejar que El nos cuide como buen padre que es y vea que es lo mejor para nosotros. Quien mejor que nadie conoce nuestras carencias y nos alumbrará con su luz para escoger el camino correcto que nos llevará hacia él”.





Loading...