Pon todas tus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ti. (1Pedro 5:7)

Pon todas tus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ti. (1Pedro 5:7)

En realidad, todas las cosas, todos los acontecimientos, para quien sabe leerlos con profundidad, encierran un mensaje que, en definitiva, remite a Dios.



"Oh Jehová, fortaleza mía y fuerza mía, y refugio mío en el tiempo de la aflicción, a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho." Jeremias 16:19 





Loading...