Loading...

Dios puede sanar un corazón roto, pero tienes que darle todas las piezas.

Dios puede sanar un corazón roto, pero tienes que darle todas las piezas.

Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen.



Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente.





Loading...