Loading...

La gente te amará por lo que eres y otros te odiarán por la misma razón


La gente te amará por lo que eres y otros te odiarán por la misma razón

Señor, líbrame de los malvados;
protégeme de los violentos,

(3) de los que traman el mal

y a todas horas provocan peleas.

(4) Su lengua es aguda, como de serpiente;

sus palabras son como veneno de víbora.


Debes aprender a controlar tus emociones antes de que ellas te controlen a ti



Señor, protégeme del poder de los malvados,
protégeme de los violentos,
de los que hacen planes para que yo caiga.

(6) Esos orgullosos me han puesto una trampa;

me han tendido red y lazos;
me han puesto trampas junto al camino.


No valores rápidamente a quien te dice que te quiere. Valora más bien a quien te lo demuestra día a día con detalles y acciones

loading...


Le he dicho al Señor: «Tú eres mi Dios;
¡escucha, pues, mi grito suplicante!

(8) Señor, Señor, mi Salvador poderoso,

tú proteges mi cabeza en el combate.»

Señor, no concedas al malvado sus deseos;

no dejes que sus planes sigan adelante.
Los que me rodean levantan la cabeza;
¡que caiga sobre ellos la maldición que lanzan!


Algunas personas pasan por nuestras vidas para darnos ejemplos y otras para enseñarnos a nunca ser como ellas.

Que caigan sobre ellos carbones encendidos;
que los echen en pozos, de donde no salgan más.

Que no permanezca en la tierra el deslenguado;

que el mal persiga al violento y lo destruya.

Yo sé que el Señor hace justicia al pobre

y defiende el derecho del afligido.

Los hombres honrados alabarán tu nombre;

¡los hombres rectos vivirán en tu presencia!



Loading...