Mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite



Mi Dios, la roca que me protege, mi escudo, el poder que me salva, mi más alto escondite, mi más alto refugio, mi salvador.


Mi esperanza está en el señor




Para el abatido, cada día acarrea dificultades; para el corazón feliz, la vida es un banquete continuo.


El señor es la fortaleza de mi vida; ¿de quién tendré temor?






Loading...