Loading...

Tentación de Jesús


Luego el Espíritu llevó a Jesús al desierto para que el diablo lo sometiera a tentación. Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. El tentador se le acercó y le propuso:

―Si eres el Hijo de Dios, ordena a estas piedras que se conviertan en pan.

Dios es testigo de mi amor por ti

Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia,
Deuteronomio 30:19

El Señor te bendiga y te guarde, haga resplandecer su rostro sobre tí, y tenga de tí misericordia; alce sobre tí su rostro, y ponga en tí paz. Números 6:24


Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Filipenses 4:13 
Él fortalece al cansado y acrecienta las fuerzas del débil.
Isaías 40:29 

Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia.
Apocalipsis 13:1 

¿Cielo o infierno? ¿Qué rumbo vas a tomar?

¿Cómo se financia la Iglesia?
La Iglesia católica no es una entidad centralizada en materia económica. Cada persona jurídica (diócesis, parroquia, instituto de vida consagrada, asociación de fieles, etc) es titular de su propio patrimonio y lo gestiona autónomamente. Cada cual obtiene sus recursos como puede, de acuerdo con el Derecho canónico y el civil. Lógicamente, todas la entidades de la Iglesia deben contribuir al sostenimiento de la Santa Sede y de las necesidades universales de la Iglesia.

Jesús te ama.
De cierto, de cierto os digo, el que cree en mí tiene vida eterna. Juan 6:47